martes, 20 de abril de 2010

Me quiero envasar



Qué cena espectacular. Lo mejor: un comentario acerca de los usos y costumbres de ciertas personas que disfrutan envasándose al vacío. Sí, me explico: al parecer, existe una serie de individuos que consideran muy placentero el sentirse herméticamente cubiertos por plástico. No es suficiente un traje bien ajustado, no. Lo suyo es sacar todo el aire que hay entre el plástico y tu piel, y caer en el suelo como un embutido para, posteriormente, ser objeto de escarnio o admiración durante unos minutos, o incluso horas, dependiendo de lo ocupado que esté uno. Con el objeto de solucionar el siempre recomendable asunto de sobrevivir, y no asfixiarse, se practican unos agujeros minúsculos en la boca y en la nariz, o sólo en la nariz, si se prescinde de decir algo, durante el proceso.

Aislarse del mundo. Ser un chorizo, una salchicha alemana. Ser objeto. Por fin. Sí, ¿por qué negarlo? Lo encuentro apasionante. Yo soy más de goma que de plástico, más de cuerdas que de enemas. Cada uno tiene sus manías. No me molestéis, estoy aquí, en el suelo. Paso de vosotros. Es más: paso de mí mismo. Tocadme, pegadme, pisadme, pero no llegaréis a mi verdadero ser, a mi alma precintada. Bueno, pues de esto y otras cosillas mundanas hablamos en la cena. El pescado se nos pasó un pelín, pero los postres triunfaron. El vino blanco calentorro, pero luego se nos olvidó. Qué risas. Pedro, Bo, Rubén, Carlos, Carol, David y yo. Muy bien.

Me encantan las cenas.

18 comentarios:

  1. O sea que envasados cuales salchichas eh? Como los que se bañan en latex y se excitan cuando se lo arrancan. Somos esclavos de las terminaciones nerviosas.

    Mañana si todo va bien estaré en Madrid y el 22 estoy como co-director invitado en el próximo trabajo de Balagueró. Ya os contaré algo en el blog.

    ResponderEliminar
  2. Oh Oh BSM ??? Nunca se puede saber como va a terminar una cena con blanco calentorro...
    Rock on
    Phil

    ResponderEliminar
  3. Algo de eso sale en Hearthless http://heartlessmovie.com/ Recomendable película ganadora de el último Fantasporto.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡¡Si Warhol viviria!!! Ser un producto al fin!!!

    ResponderEliminar
  5. conmigo iban a arruinarse en plastico ufff

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Estuve visitando tu blog y está excelente, permíteme felicitarte.
    Sería un gusto poner un link de tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
    Si deseas no dudes en escribirme. Mi correo es lizette.quinones@hotmail.com
    Exitos con tu blog.
    Un beso
    Lizette Quiñones

    ResponderEliminar
  7. Qué gracia. Joana tendrá que vigilarla más de cerca, señora. Siempre que escribe usted alguna entradita, ella muy amablemente nos avisa mandándonos el link de la nueva entrada. Se ve que no está acostumbrada a que escriba usted tan seguidito. Por una vez voy un paso por delante, ja ja. Y ahora que tengo esa oportunidad, resulta que no sé qué decir. ¿Envolverse en plástico? sólo me parece sexi si pienso en Katy Bates envuelta en plástico para despertar la líbido de su soso marido en tomates verdes fritos.

    ResponderEliminar
  8. Persis, puñetera. Y era celofán.

    ResponderEliminar
  9. Ojo, que no conviene estar mucho tiempo envuelto en plástico, que la piel debe respirar. Más de tres horas no puede ser cosa buena. Tres meses, no quiero ni imaginar la fauna que se puede concentrar. En todo caso, se recomienda plástico para envasado de alimentos. Rechacen imitaciones (aunque ahora estoy imaginando una variante más social y sensitiva con plástico de burbujas en un autobús urbano). Pintarse con según qué pinturas tampoco conviene. Miren si no al que iba a interpretar al hombre de hojalata en la película «El Mago de Oz» de Fleming. Lo pintaron bien pintao con pintura metálica cargada de plomo y al poco rato se les murió. «Pues no va a ser buena la pintura metálica para la piel», se dijeron.

    ResponderEliminar
  10. Olvídense de cualquier tipo de recubrimiento. No hay nada como andar desnudo. Confieso que al ver que mis pechos ya no desafían la gravedad, sino que más bien se rindieron a ella, desearía que la naturaleza fuera algo más benévola con la raza humana, por ejemplo cubriéndonos con pelo abundante y suavecito, o con bellas plumas.

    Creo que, dado que somos una raza bastante longeva y sexualmente activa durante tanto tiempo, sería ideal que, pasados nuestros años mozos, pudiéramos sentirnos orgullosos pavoneándonos con un pelaje que nos cubriera todo el cuerpo, haciéndonos sexualmente atractivos y envidiados por los especímenes más jóvenes, que rabiarían al ser rechazados por lampiños (por muy prietas que tuvieran las carnes).

    Por cierto, no deja de ser curioso que se me ocurran ciertas cosas nada más despertar, y que la palabra de verificación sea

    oradefenix

    La hora del fénix? Ojalá. Fénix resurgió de entre sus cenizas. Me encantaría amanecer recubierta de vello liso, brillante y suave por todo el cuerpo, como un gato. Juro por dios que no me pondría ninguna prenda de ropa! Y sé que ligaría un montón (tranquilo, cariño, sólo ligaría, luego que se la casquen en casa).

    Mi marido, que por una bendita vez siente curiosidad por saber qué estoy escribiendo. Dice que estoy como una puta cabra. Lo dice con cariño. Me ha dado un besito muy tierno mientras me lo decía. El viernes es nuestro aniversario. ¿Se acordará? Siempre se acuerda. Es difícil no acordarse, cuando todo el mundo en la calle circula con una rosa roja en la mano. Es que les encanta celebrar nuestro aniversario!

    ResponderEliminar
  11. Bendita hermanita, yo una vez quise envasarte aunque no en plástico (que hubiera implicado tendencias preocupantes) sino en cartón (que suena más inocente). No sé si te acordarás porque tienes buena memoria pero no eres rencorosa, yo tendría tres o cuatro añitos. Nos trajeron un televisor al que tú y yo no hicimos mucho caso mientras nos duró la caja, mucho más divertida. Un día me enfadé mucho contigo porque eras una prepotente y cuando no hacía lo que tú querías me soltabas de la mano yendo por la calle, y eso me creaba una terrible sensación de indefensión y me hacías llorar. Aquel día te odié tanto que al ver la caja empecé a fantasear con la idea de hacer algún truco de magia cuando te metieras dentro, como solías hacer imaginando mil cosas, y hacerte desaparecer. Me reía yo solo con aquellas ideas, dando vueltas alrededor de la caja de cartón, y de pronto me pregunté quién me daría la mano si desaparecías, y cogí miedo a la caja. Pensaba que por haber tenido aquellos pensamientos Dios me iba a castigar y en cuanto te metieras en la caja ya no volvería a verte. Y no se me ocurrió otra cosa para impedir la venganza divina que cagarme en la caja, y funcionó: pillaste un berrinche porque creíste que lo había hecho para fastidiarte. La amenazadora caja dejó de ser una amenaza. Fue la primera vez que me cagué en algo. Desde entonces, cuando algo me da miedo, me cago en ello, literal o hipotéticamente. Funciona. Pocas cosas dan miedo cuando te has cagado en ellas. Seguro que la Señora Mayor también lo sabe.

    ResponderEliminar
  12. Me pregunto yo si, estando uno envuelto en ese celofan, y pongamos que ya te has aburrido de estar asi o te ha entrado el agobio, puedes librarte por ti mismo del plastico o estas a expensas de que te suelten los demas. Podria ser que tus amigos sean unos cabrones y les haga gracia dejarte asi mientras ellos se van por ahi de poteo

    ResponderEliminar
  13. Yo creo que es mejor hacer de plato, como en los restaurantes japoneses, que se limiten a colocar sushi sobre ti, eso si que es ser objeto.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, y aparte de los bujeritos para respirar, tendrán que dejar otros bujeritos, por si las... eso...

    ResponderEliminar
  15. joer biel
    siempre pensando en los "bujeritos"
    no me extraña que tu hermana te soltara la mano pervertido

    y cuidado que lo de bañarse en latex tiene que ser una passsssssada

    Yo bañarme en latex no lo he hecho pero "heredé" unas piezas de un amigo que hacia de dragqueen en Cocó La Nuit, y es una gozada. el pantalón tiene un "bujero" justo para enseñar las nalgas, y cómo marca paquete, es ponerte eso y sentirte uiiiiiññññ... Conste que soy un puto reprimido de mierda y la única vez que lo llevé puesto en público me puse un tanga (masculino, que yo soy muy macho). Huy, que se quite el plástico, el látex es genial porque te permite cantidad de movimientos, es más, uno se enfunda en látex y automáticamente te entran unas ganas de menearte que...

    ResponderEliminar
  16. OYEEEEEE NO USES LA CUENTA DEL DRAC SIURELL PARA ESCRIBIR ESAS COSAAAAAAAAAAS!!!!!!

    Cuando te agarre vas a ver tú. Que nuestro dragoncito es la mascota adorada por los niños! Ya verás para qué uso el bujero de tu pantalón de látex, como te pille!

    ResponderEliminar
  17. yo estoy con Joana, me encanta ir con poca ropa, y lucir mi barriga cervecera, como Homer jejejeje.
    La verdad es que me acuerdo cuando de pequeños jugabamos a "agobiranos", echandonos mantas y rodeandonos de cosas uffff...si hicieran de mí un chorizo o más bien chorizo criollo que es mas grande....no se si aguantaria más de 5 segundos

    ResponderEliminar
  18. Échale una mirada a "Aquiles y la Tortuga", de Takeshi Kitano. Hay un número de unos payasos samurais en el que uno de ellos termina envasado al vacío. Todo muy bestia y genial. Una película maravillosa.

    ResponderEliminar