domingo, 13 de diciembre de 2009

Dolor


Balada es una historia de dolor, del dolor de saberse destinado a sufrir, porque se empezó mal la partida. Algo falló al comienzo, algo terrible, que te impide ser feliz. Ya no estás tranquilo, nada funciona. Por mucho que te diviertas, el dolor persiste, porque está dentro de tí, como un parásito que te come por dentro.

Nunca te reirás como se ríen los demás, de una manera limpia y total. La sartén está sucia siempre, y todo lo que cocinas tiene un regusto final de amargor.

De pronto conoces a alguien perfecto, un animal bellísimo que no parece de este mundo. Nunca será tuyo, porque nadie puede quererte, y tú mismo no sabes querer. Sólo desear. Darías tu vida por limpiar ese pasado que te quema el alma. Sólo ese animal consigue entrar en tu corazón, y lo hace de un zarpazo.

A su lado, una bestia. Un demonio feliz, limpio y poderoso, dotado de todo eso que te falta. Dotado de vida, de fuerza. Dotado de una seguridad que nunca llegarás a conseguir. Ella le ama. Y tú no lo puedes soportar.

5 comentarios:

  1. "De pronto conoces a alguien perfecto, un animal bellísimo que no parece de este mundo. Nunca será tuyo, porque nadie puede quererte, y tú mismo no sabes querer. Sólo desear. Darías tu vida por limpiar ese pasado que te quema el alma. Sólo ese animal consigue entrar en tu corazón, y lo hace de un zarpazo."

    Cohone, qué gran verdad O.o

    ResponderEliminar
  2. Si no fuese aficionado a la poesía y al "ver un poco más allá" diría que esta sinopsis no es más que una ampliación adornada de lo que ya sabíamos sobre "Balada...".

    ...pero es que si bien, en esencia, es una ampliación adornada, ésta es jodidamente intensa, emotiva y llena de verdades y dolores, ajenos y propios, castigos del destino...

    ...sí, ya he empezado a hipersalivar.
    ¡Gracias, Señora!

    ResponderEliminar
  3. P.D. ¿De dónde saca usted imágenes tan inquietantes/interesantes?

    ResponderEliminar
  4. Brrrr. Escalofrío. Gracias, Señora Mayor. Esta sinopsis es una semilla inmejorable, espero que la criatura se alimente bien y no crezca desnutrida, porque tener un bebé tan perfecto genera perspectivas muy elevadas... y fáciles de truncar! Pero mire usted, aquí en Mallorca estamos convencidos de que cuando esta criatura de usted salga al mundo, brillará con tanta fuerza que los que ya preparan las piedras para lapidarla se las tendrán que comer con patatas... ¡Menuda digestión les espera, jejeje!

    ResponderEliminar